Posts tagged ‘Teresa Moure’

12 de enero de 2009

HIERBA MORA de Teresa Moure

Para continuar, escojo este libro. El primer libro al que dediqué un cariño especial por su relato, por sus palabras, por la forma en que di con él y por lo identificada que me hizo sentir con las tres mujeres que lo protagonizan.

Aqui dejo unos textos extraídos de él.

INES ANDRADE, estudiante de la vida de Descartes, dice…

“…adormecer el dolor y aprovechar de tener, como la Hierba Mora, mala reputación para hacer que las noches de ocio duren más que los días de trabajo.”

“Además, que salga bien o mal no importa. La suerte del amor es sentirlo”

CRISTINA, eterna enamorada de Descartes, le dedica este pensamiento…

“Y tantas cosas que te diría… si no fuese porque he decidido firmemente no sentir nunca nada.”


En boca de HELEN JANS, amante y madre de la hija de Descartes, Teresa Moure pone estas palabras…

“…me juré que llegaría un día en que dedicaría todo mi tiempo al saber, a aprender lo que se puede leer en los libros y lo que se puede leer en los ojos de los otros…”

“…siempre hay personas … cerradas dentro de sí, que creen en todo momento que la vida que llevan, no importa si feliz o apurada, si ordenada o apasionada, esa vida que habitan es un edificio construido que va a permanecer sin cambios hasta el dia mismo de la muerte … Olvidan que la contruyen cada momento y que en cada momento ponen las piedras con las que se levanta la pared…”


LIVIANA PEREIRO…

“…eso de que la mente se quede pegada a un diálogo, es un regalo que nos da la vida”


Y de este libro también recojo el texto que alguien decidió recordar en su Blog y casualmente he encontrado:

“De las muchas formas que hay de enamorar, una de las más poderosas, de las más sugerentes y de las más excitantes es el enamoramiento literario. Que bien se podría llamar así a la llama que se enciende cuando uno intercambia escritos con otra persona. Desde luego que la chispa inicial seguro que la pone el cuerpo con sus evidencias, pero el alma que escribe va alimentando el fuego para hacerlo arder de forma apropiada. … De las muchas formas que hay de enamorar, alguna es muy sutil y aparece en personas sensibles y tiernas, que le tienen afición a la escritura, y por eso mismo cuando leen o cuando escriben ponen ahí el alma toda para que la otra persona en cuestión pueda, viendo el alma desnuda, adaptarse a ella y desearla, y puestos ya a desear el alma, les venga algún pensamiento de esos que llaman malos, que a saber por qué se llamarán malos pensamientos los pensamientos amorosos y juguetones, que nos abren la ventana de la imaginación para intuir la forma en que acariciaríamos precisamente a esa otra persona entre todas las personas que en el mundo han sido.
Se dice aquí todo esto porque la correspondencia es una cosa peligrosa. … Que escribir cartas es agasajar con palabras y las palabras, si están bien escogidas y el alma en su justa sazón, pueden curar mejor que las hierbas mágicas, que parece que prolongan el placer como los afrodisíacos y atenúan el dolor como los analgésicos, que por algo afrodisíaco y analgésico también son palabras.”

Etiquetas: